Clara Soto: una opita en Malta

Ubicada en el Mar Mediterráneo y a mitad de camino entre Italia y Túnez, se encuentra Malta, un país que ha sido mencionado desde tiempos bíblicos y que es el hogar de la invitada de esta semana en la sección Opitas en el Mundo: Clara Inés Soto.

Clara es una psicóloga neivana que tras varios años laborando, ha salido a explorar el mundo, visitando diferentes partes y encontrando en Malta, el lugar donde ha echado raíces.

Es un país muy pequeño ubicado en el Mediterráneo, con una población total igual a la de Neiva, no hay estaciones así que el invierno europeo acá no se siente mucho, la gente es amable, hablan duro pero con alegría y colaboran con el forastero”, dijo.

 

Entre Neiva y los pueblos

Clara Inés es nativa de Neiva pero a diferencia de algunos neivanos, buena parte de sus recuerdos están ligados a los pueblos, en especial Baraya y Villavieja, localidades donde pasaba las vacaciones, más exactamente, en las fincas de sus abuelos.

“Tengo todos los recuerdos de mi infancia en el Huila, vacaciones en la finca de los abuelos entre Baraya y Villavieja, esos invaluables momentos con la familia y paisajes encantadores están siempre presente en mi mente y en el alma”, mencionó.

Clara a nivel profesional estudió psicología en la Universidad Surcolombiana donde se graduó y comenzó a trabajar en el sector público y privado pero luego dejó su trabajo para darse una pausa y conocer el mundo.

 

Y en medio…Malta

Durante ese periplo por el planeta, apareció Malta como una opción, su ubicación geográfica y sus deseos de aprender inglés, fueron fundamentales para que esta opita se radicara en esta ex colonia británica.

Malta fue la elección, gracias a su estratégica ubicación perteneciente a Europa  y con proximidad a África y Asia, para seguir viajando. Además por ser una isla el clima mediterráneo la hace aún más atractiva para mí, incluso durante el invierno”, explicó.

Aparte de estudiar inglés, actualmente Clara se encuentra colaborando con el consulado honorario de Colombia en diferentes eventos culturales, todo con el fin de promocionar el país en el exterior.  

“Participamos en eventos culturales promovidos por diferentes organizaciones, exponiendo nuestras tradiciones, raíces y multidiversidad, también estoy vinculada al sector educación, promoviendo la inmersión total y cultural con las escuelas de inglés”, dijo.

 

En Malta, Clara ha tenido la posibilidad de conocer gente de muchas partes del mundo. 

 

Una nación multicultural

Con una herencia prehistórica e incluso recordada en la historia cristiana por el paso del apóstol San Pablo, Malta es una nación con una rica herencia cultural, en gran parte fruto de su sometimiento a varios pueblos, algo que incluso se nota en el tema de los idiomas.

Pese a que Malta tiene su propia lengua: el maltés, Clara se expresa en inglés, otro de los idiomas oficiales de ese país insular, del idioma natal solo sabe algunas palabras, también se habla italiano pero por lo general solo lo conocen bien las generaciones mayores, aunque los jóvenes de a poco lo vienen explorando.

“Ellos usan nuestro alfabeto latino, sin embargo fonéticamente se asimila mucho más al árabe, lo ideal es que el extranjero lo hable, conozco algunas frases y expresiones pero no lo hablo fluido ni lo entiendo, es muy complejo”, mencionó.

Incluso en la misma cultura Malta tiene mucho de italiano, desde la religión (católica en su mayoría) hasta las costumbres y la comida local, tienen una esencia típica de Italia.

 

Durante su estancia en Malta, Clara ha tenido la posibilidad de promocionar la cultura colombiana. 

 

Valorando su tierra

Soto extraña muchas cosas del Huila, en especial su familia y la comida, de ahí que valore su ambiente original, su cultura, su ambiente y claro, lo que más distingue al Huila en materia productiva, su agricultura.

“Extraño de mi Huila evidentemente a mi familia, mis padres, mi hermano, primos, tíos en fin todo el clan, por supuesto las frutas y verduras ya que acá no se producen (solo el 20 por ciento de la comida que consume Malta es producida en el país), estando lejos es cuando más se valora nuestra generosa y variada agricultura y por supuesto ¿cómo no? un plato de asado huilense típico”, dijo.

Por ahora Soto busca seguir tendiendo puentes entre Colombia y Malta, pero no deja atrás el hecho de ser opita y espera muy pronto regresar a su terruño.

 

Pese a conocer varias partes del mundo, Clara no cambia su Huila por nada. 



Escribir comentario

Site Customizer