Entre ruidos y murmullos

 

Por: Ciro Antonio Ruiz Casallas

La demora era  que el presidente Santos sancionara la ley que amplía a  18 semanas la  licencia de maternidad, para que salieran al quite los que no están de acuerdo con dicha medida.

Esta nueva ley que aprobó el congreso el 14 de diciembre reciente,  es una realidad gracias a que  la representante a la cámara  del centro democrático Tatiana Cabello Flórez,  la impulsó bajo la premisa de que el bebé, hasta sus seis meses, debe tomar únicamente leche materna porque está comprobado que así será un bebé más fuerte, más saludable y con menos riegos de enfermedades. 

Esta semana en caracol radio Guillermo Botero, presidente de Fenalco se mostró contrariado y argumento que la norma es discriminatoria, porque según él, se encarecerá demasiado el costo de contratar a personal femenino, lo que dificultara su contratación, siendo ellas las más perjudicadas. 

Ahora bien,  el patrono  deberá pagarle  a la madre en licencia  lo correspondiente a 4 meses y medio, más otras prestaciones en salud; dineros  que le serán reembolsados por la EPS, en la que se encuentre afiliada la trabajadora en licencia.

Dentro de los cambios  que benefician  a las madres,  es que ellas tendrán  una semana de licencia obligatoria antes del parto, o dos semanas   cuando se trate de un parto múltiple. Igualmente  se exigirá a las empresas con capitales superiores a 1.500 salarios mínimos o con más de 50 empleados que adecúen espacios higiénicos y saludables para que las trabajadoras puedan extraer la leche materna.

 

Un reciente informe sobre la protección de la maternidad en el trabajo, revela que en más de 120 países, la legislación prevé el derecho de las trabajadoras a licencias pagadas de maternidad. El informe  preparado por la Oficina Internacional del Trabajo, determina que esto sucede en la  mayoría de los países industrializados, con excepción de Australia, Nueva Zelandia y los Estados Unidos. Si,  en estos tres últimos la licencia de maternidad no es remunerada.  Caso concreto estados unidos donde se conceden doce semanas sin remuneración alguna,  para la reciente madre. 

No entiendo el disgusto de los industriales y comerciantes cuando aducen que se encarecerá el trabajo de las mujeres con la nueva ley. Si definitivamente  a ellos las EPS le devuelven hasta el último peso de lo pagado a la madre en licencia. Eso sí, tienen que  cumplir con sus obligaciones laborales.

El problema surge para las trabajadoras independientes que tienen que enfrentarse  solas a semejantes monstruos expertos en trabas y trámites innecesarios y hasta inverosímiles. Uno de los viacrucis que debe soportar una mujer en lactancia, es luchar contra la EPS que se vale de cualquier inconsistencia, por mínima que sea, para evadir el pago de la respectiva licencia de maternidad. El único mecanismo que las obliga a que le paguen la licencia, es la acción de tutela.

Por su parte los  padres, que pretendían ampliación de la licencia a  quince días     deberán continuar con los ocho días hábiles después del nacimiento.



Site Customizer